La historia de Quinta de Aves se remonta a los años 80, cuando su fundador, Don Manuel Casado Casla, decide adquirir la finca, que cuenta con 500 hectáreas y diferentes explotaciones agrícolas, animado por su gran pasión por el campo y vinculación personal con el mundo rural.

Tras 25 años cuidando el terruño y mejorando las viñas, en el año 2006, y tras reconocerse la excelente calidad de sus uvas, la familia decide comenzar la elaboración y el embotellado de sus propios vinos bajo la marca Quinta de Aves. Para ello, se construye su propia bodega,  en el viñedo

En 2008 gracias a la alta calidad de sus uvas, fruto del conocimiento y dedicación en el campo, y el apoyo de los excelentes técnicos y enólogos, lanzan sus primeros vinos al mercado, consiguiendo el reconocimiento unánime del sector en certámenes nacionales e internacionales de de referencia.  Esta buena acogida fue el impulso necesario para continuar confiando en su gran materia prima y perfeccionar el cultivo de sus vides y los procesos de elaboración de sus vinos, con el objetivo principal e irrenunciable de ofrecer siempre la máxima calidad.

En la actualidad, con el apoyo de un equipo multidisciplinar en el que se mezcla juventud y experiencia a partes iguales, Quinta de Aves tiene presencia en más de 20 países, y trabaja con el reto de consolidarse como una marca de reconocido prestigio en el mundo  gracias a su filosofía y su buen hacer tanto en sus viñedos, como en los procesos de elaboración de todos sus vinos.